15 marzo 2017

Ilusión apagada

Estaba esperando a escribir una entrada diferente. Esperaba que la siguiente entrada en mi blog diera una gran noticia, pero en lugar de eso, es una noticia totalmente diferente.

No lo hago para dar pena, ni para desahogarme. Lo hago para formar parte de esos susurros que hay en internet que cuentan estas experiencias. Lo hago porque al dejarlo plasmado se puede normalizar un poco más, e incluso para consolar a quienes pasan por la misma situación. Lo hago para formar parte de ese "1 de cada 5".

Hace aproximadamente dos semanas tuve un aborto natural. Estaba de siete semanas de embarazo, y ya tenía la ilusión que todas las embarazadas tienen. No voy a entrar en detalles, pero sí puedo decir los sentimientos que tuve. Previo a ese momento, llevaba unos días sangrando, y aunque fui a urgencias dos días antes de perderlo, en la ecografía todo se veía normal, así que me dieron progesterona, ya que en algunos inicios de embarazo hay sangrado. Fue muy emocionante ver en esa ecografía al pequeño o pequeña, que aunque era demasiado chiquitín, se le pudo distinguir el corazón latiendo. No obstante, ese sangrado hacía que no pudiera estar tranquila, y eso me producía una angustia muy grande. Cuando a los dos días lo perdí, la realidad me golpeó. Algo que estaba temiendo desde hacía unos días, al final se produjo. Los sentimientos que tuve fueron de tristeza, enfado, cansancio... Sobretodo esa semana que se pasa hasta que todo llega a la normalidad.

Nosotros habíamos avisado ya a mucha gente de que estábamos esperando el tercero. Realmente nos adelantamos al anunciarlo, pero por otro lado, fue un consuelo poder compartir esta experiencia con otras madres que habían pasado por lo mismo, y que me daban ánimo y compartían conmigo palabras de esperanza. Fue gracias a esas madres, y sorprendentemente al ginecólogo que visité para hacerme una revisión, que pude pasar de esta etapa de mi vida a la siguiente. Asumí que es algo normal, que pasa, que es duro, pero que tengo a dos niños hermosos y que seguramente vendrá el tercero que esperamos tener en el futuro.

Espero que esto pueda dar luz y esperanza a otras madres. Cada una pasa por experiencias diferentes y personales, y cada una hacemos lo posible por superarlo de la mejor manera. Sólo sabed que no estáis solas, que 1 de cada 5 somos muchas madres. Entre todas nos podemos ayudar y dar ánimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, realiza los comentarios respetando a los demás y sus ideas. Gracias